Google+

Un Hombre Ahogándose

Un Hombre AhogándoseUn Hombre Ahogándose

 

Un día, una joven bonita estaba parada entre un pequeño grupo de personas en la cubierta de un crucero que viajaba de San Diego a la Rivera Mexicana.  Desde la esquina de su ojo vio a un hombre mayor, que estaba viendo detrás del barco, resbalarse y caerse de repente  fuera de borda. Sin mucha prisa, camino lentamente se asomo para ver al hombre gritando en las aguas turbulentas.

Después de escuchar al alarmado hombre, la joven grito por auxilio, otra mujer corrió a rescatarlo tirándole un salva vidas.  La persona que salvo al hombre, grito enojada mirando a la mujer que miraba porque no había ofrecido su ayuda. La joven entonces simplemente dijo, “yo no lo conocía”.

Esta historia parecía asombrosa, pero cuantas veces hemos visto a alguien con dolor,  a alguien que recientemente ha sufrido un accidente de carros y simplemente no hemos hecho nada? Tú has experimentado grandes resultados de la quiropráctica, y sabes que puede salvar la vida de otros.

La próxima vez que veas a alguien que puede ser salvado con los cuidados de la quiropráctica, tírales un salvavidas y comparte tu historia con ellos. Dales una tarjeta de referencia! Tal vez salve su vida!

Tienes algún amigo o familiar cuyo sistema nervioso debe ser evaluado por subluxaciones?

Déjanos saber. Sera un placer para nosotros compartir los milagros de la Alternative Health Center.

Google
Google

AUTHOR : Matthew Holstein

AUTHOR : DRHOLSTEIN@HOTMAIL.COM

Google+