Google+

Quiropráctica para niños

quiropractico ninosQuiropráctica para niños

Los padres hacen cualquier cosa para proteger la salud de sus niños. Ellos les dan comidas nutritivas y balanceadas, promueven ejercicios diarios, insisten en exámenes dentales y oftalmólogos regulares. Aunque dejan pasar la parte más importante de la salud de sus niños: evaluaciones de su columna.

Subluxaciones para llevar

El des-alineamiento de los huesos de la columna, que interfiere con el fluido de la energía por los nervios, es conocido como subluxación. Mucha gente todavía lo asocia con un gran trauma. Ellos piensan que la columna puede ser afectada solo luego de levantar objetos pesados o haber estado en un accidente automovilístico. De hecho, muchos bebés reciben su primera subluxación durante el embarazo y el nacimiento. Prácticas médicas modernas como cesáreas, el uso de pinzas, y la inducción, ponen presión no natural en el delicado cuerpo del bebé. Frecuentemente, los doctores todavía cargan al bebé boca abajo por los pies. Luego del trauma del nacimiento, su pequeña columna es doblada, y estirada. El resultado frecuente: subluxaciones. La gente que entiende la importancia de las evaluaciones de la columna traen a sus niños al quiropráctico cuando son pequeños.

Los Niños siempre serán niños

Por supuesto, el estrés en la columna no para en el salón de parto. Los niños son por naturaleza, activos y energéticos. Ellos corren, saltan, se resbalan y se caen. Ya que sus cuerpos son extremadamente flexibles, ellos generalmente no muestran señales, apartes de moretones, raspadas, luego de accidentes menores. Pero eso es solo fuera. Dentro, el cuerpo ha sido golpeado con considerable fuerza. Los huesitos que forman la columna, los cuales protegen la médula espinal—pueden ser forzados fuera de su posición apropiada. Algunos regresan a su posición correcta por si solos, guiados por la propia inteligencia del cuerpo del niño. Otros se quedarán “atorados” en la posición errada.

Malestares de la niñez

Subluxaciones en los niños pueden causar mal-estar en su cuerpo, al igual que a los adultos. Cuando el fluido de los nervios es interrumpido, alguna parte del cuerpo mandará y recibirá mensajes distorsionados desde o hacia el cerebro. Con tal interferencia, el cuerpo no puede funcionar al 100% de su potencial. No puede llegar a su óptimo nivel de salud. Si los padres tienen suerte, el cuerpo de su niño tendrá señales visibles de que algo está mal internamente. Síntomas como fiebre, dolor de estomago, dolor de garganta, se orina mientras duerme, mala postura, hiperactividad, y resfriados frecuentes, los que pueden ser señales de subluxaciones. Desafortunadamente algunas personas olvidan que los síntomas son señales de precaución. Ellos piensan que los síntomas son el problema real, y los tratan sin tratar la raíz que causa del problema—la subluxación. Padres no son tan afortunados, aunque algunas veces las señales no son externas apuntando la presencia de cambios físicos internos. De hecho, si los niños no reciben evaluaciones quiroprácticas regulares, nadie puede saber si existe un daño serio que puede estar escondido. Obviamente, todos queremos lo mejor para nuestros niños. Queremos que ellos estén felices y sean inteligentes y populares. Más que todo, queremos que sean saludables. Esto significa hacer evaluaciones quiroprácticas regulares, como parte de su rutina para cuidado de la salud.

¿Tienes algún amigo o familiar cuyo sistema nervioso debe ser evaluado por subluxaciones?

Déjanos saber. Será un placer para nosotros compartir los milagros de Alternative Health Center.

 

Google
Google

AUTHOR : Matthew Holstein

AUTHOR : DRHOLSTEIN@HOTMAIL.COM

Google+